LA REDUCCIÓN DE JORNADA POR CUIDADO DE HIJOS.

LA REDUCCIÓN DE JORNADA POR CUIDADO DE HIJOS.

  • Publicada:

El artículo 39 de la Constitución Española establece en su apartado primero: “Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia.” En ejecución de este mandato el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores recoge uno de los principales derechos de los trabajadores para favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral: la reducción de jornada por cuidado de hijos. Así su apartado 6 sostiene: “Quien por razones de guarda legal tenga a su cuidado directo algún menor de doce años o una persona con discapacidad que no desempeñe una actividad retribuida tendrá derecho a una reducción de la jornada de trabajo diaria, con la disminución proporcional del salario entre, al menos, un octavo y un máximo de la mitad de la duración de aquella”

La reducción de jornada es un derecho que corresponde indistintamente a hombres y mujeres, pudiendo reducir la jornada laboral tanto el padre como la madre. Esta posibilidad sólo se ve condicionada si ambos solicitantes generasen este derecho frente a la misma empresa donde se podría limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

Para el disfrute de este derecho, y salvo casos excepcionales de urgencia, el trabajador debe preavisar al empresario con quince días al inicio del disfrute del permiso. Asimismo corresponde al trabajador concretar el horario que prefiere para garantizar su posibilidad de conciliación familiar. Este derecho de concreción sólo puede verse limitado cuando por los criterios de concreción establecidos en los convenios colectivos en atención a los derechos de conciliación y las necesidades productivas y organizativas de la empresa. Estos necesidades productivas y organizativas son el principal motivo, alegado por las empresas, no para denegar el derecho pero sí para oponerse al horario escogido por el trabajador. La existencia de estos motivos, debe ser probado por el empresario. El horario elegido puede modificarse por acuerdo entre el trabajador y la empresa al cambiar las circunstancias del trabajador. Si la empresa se opusiese al trabajador le quedaría abierta la vía judicial. Para solucionar las controversias surgidas entre empresario y trabajador sobre la concreción horaria y a determinación del periodo de disfrute de este derecho se resolverán de acuerdo a un procedimiento especial establecido en el artículo 139 de la Ley de la Jurisdicción Social.

Aunque la reducción de jornada afecta a la percepción del salario que se reduce proporcionalmente al tiempo de trabajo, no se ve igualmente afectado otras prestaciones. En este sentido durante el primer año de esta reducción, las cotizaciones se calculan incrementadas en un 100% de la cuantía que le hubiese correspondido al trabajador si mantuviese su jornada habitual y se pasase a alguna de las siguientes situaciones:

Incapacidad Permanente

Muerte

Supervivencia

Maternidad

Paternidad

Jubilación.

Tampoco se ven afectadas las indemnizaciones por despido y la prestación por desempleo que no se verán afectadas por la reducción de jornada.

Señalar que tienen el mismo derecho de reducción de jornada para conciliación de la vida familiar y laboral quien tenga que encargarse del cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo, y que no desempeñe actividad retribuida.

Igualmente, en caso de enfermedad grave del menor, la reducción podrá ampliarse hasta que éste cumpla los dieciocho años.

Compartir esta entrada en: 0 0 0

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información